Concurso patrocinado por el Hotel Mar Menor de Santiago de la Ribera

miércoles, 26 de marzo de 2014

Halima


      HALIMA
                                                                                                                 

Se lo han dicho de golpe, como se clava un cuchillo en la carne blanda y confiada, con las mismas palabras de sudario que siempre ha temido escuchar
-No puedes seguir aquí, nos hemos quedado sin trabajo -y le han dolido en lo más hondo igual que un parto.
Aún huele a desierto y sus ojos de arena y brisa siguen recordando el terror profundo del océano, las rocas afiladas de la costa. Volver a empezar resulta cada vez más difícil, pero recuerda a su gente:
-Halima no puede sucumbir –y no dice nada, sólo mira con tristeza de madrugada, hasta que se despide dando las gracias con palabras redondas; fuera, el sol de mediodía seca sus mejillas húmedas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario